Pulga d'Or: El año de Messi

Barcelona junto a Lionel Messi cerraba el 2008 sin títulos. La Liga Española y la Supercopa de España, venían en los brazos del Real Madrid; la Copa del Rey era del Valencia; la Champions League y la Copa Mundial de Clubes, bajo los ojos del Manchester United de Alex Ferguson; y finalmente, la Supercopa de Europa recaía en el Zenit FC.

El rosarino con un reconocido talento innato, veía como el Balón de Oro, el Premio World Soccer, el Onze d'or, el FIFpro al mejor jugador y el Jugador Mundial de la FIFA recaían en el portugués, Cristiano Ronaldo. En tanto, en Argentina, el diez lo tenía estampado Juan Román Riquelme con el “Coco” Basile a la cabeza de la selección.

Había tenido buen rendimiento en 2008, era considerado un excelente futbolista, varios lo postulaban como el mejor, sin embargo, sólo la plata rondaba a la Pulga. Así cerraba aquel año, con una evaluación casi perfecta, contradicciones y el objetivo de rendir lo máximo en Barcelona y Argentina, para hacerle frente a la UEFA Champions League y lograr la clasificación al Mundial de Sudáfrica 2010, respectivamente.

UN NUEVO AÑO

El heredero del 10 seguía subiendo, comenzaba 2009 haciendo magia, anotó el gol número 5000 de la historia del Barcelona en la Liga. Los premios se acercaban y el 29 de abril, Lionel, recibía el Marca Leyenda como mejor profesional en la historia del deporte a cargo del diario español, MARCA. Así, los trofeos del argentino iban tan rápido como sus jugadas en el club catalán.

Era mayo, y el Barcelona se convertía en el primer equipo español en lograr un triplete: el 13 se proclamaba campeón de la Copa del Rey, el 16 de mayo de la Liga BBVA y su gran hazaña, la UEFA Champions League, todo con goles de un Lio avasallador.

Un paso milagroso ponía a los catalanes en la final de la competencia frente al, en ese entonces campeón, Manchester United. Estadio Olímpico de Roma repleto, sólo 10 minutos y Samuel Eto’o abría el marcador, el partido era inesperado, digno de una competencia tal. Llegaba el segundo tiempo y un centro de Xavi encontraba la mágica e inesperada cabeza de Messi, quien envío el balón contra la malla, sentenciando el partido y adjudicándole el trofeo al Barça. En agosto, lograrían la conquista de Supercopa de España y la Supercopa de Europa.

Con lo anterior, Messi comenzaba a recibir premio tras premio: Trofeo Alfredo Di Stéfano, Marca, como mejor jugador de la Primera División de España; el Champions Numero 1, por la Champions; mejor delantero y mejor jugador de la Liga BBVA, LFP; delantero y jugador del año de la UEFA. Pero no era todo, se acercaba el fin de 2009 y los galardones más importantes del mundo comenzaban a asomarse.

LOS GALARDONES

El Balón de Oro, uno de los trofeos más importantes del mundo, era otorgado por revista France Football a la Pulga. Días más tarde, el rosarino, era coronado con el Premio World Soccer al mejor jugador del mundo, de la revista con el mismo nombre. Pero eso no era todo, el 19 de diciembre Barcelona se coronó, por primera vez en su historia, como campeón del mundo en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. Nuevamente, Messi era el encargado de anotar en el encuentro frente a Estudiantes de La Plata. Con ello, recibía otro galardón: Balón de Oro de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

Sin embargo, aun faltaba el último y más esperado. Bajo las luces del Teatro de Ópera de Zúrich, Joseph Blatter le entregaba a Lionel Messi el premio “Jugador Mundial de la FIFA”, el galardón más importante del mundo otorgado a un futbolista, convirtiéndose en el primer argentino en recibir esta distinción.

Con ello, se hacía merecedor del Premio FIFA/FIFpro al mejor jugador del mundo, concedido por la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales. También, le siguieron otros reconocimientos antes de finalizar el año: fue incluido en el once ideal de la revista francesa, L’equipe; World Team of the Decade (Equipo u Once Ideal de la Década) por el diario británico, The Sun y Premio al Mejor Jugador de Europa del diario el País.

Messi finalizó el mejor año de su vida, conquistando todas las competencias con el Barcelona y alcanzando todos los premios de fútbol. Las críticas por su rendimiento en Argentina, a diferencia del Barcelona, han sido mermadas por las distinciones y comienzan a renovarse con este nuevo año. La Pulga, dotada de un don desequilibrante, de un juego corto, un trabajo en equipo, una respuesta fantástica y de un talento admirable, comienza 2010 esperando ser el mejor “DIEZ” de Argentina y Barcelona, con las esperanzas de coronarse nuevamente como el mejor jugador del mundo.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar